Myelom-Gruppe Rhein-Main

Última actualización: 12 de enero de 2013

Radioterapia

Con la ayuda de la radiación se pretende conseguir que las células degeneradas pierdan su capacidad de dividirse y con ello se impida el crecimiento del tumor. Al contrario de lo que ocurre con muchos tumores, las células sanas irradiadas tienen la capacidad de reparar los daños ocasionados por la radiación, de manera que el efecto de la radiación ejerce una influencia mucho mayor sobre el tumor que sobre los órganos sanos circundantes. Es importante saber que con la radioterapia no se introducen sustancias radioactivas en el cuerpo.

En el mieloma múltiple se aplica la radioterapia sobre todo para el tratamiento del dolor de huesos. Además la radioterapia puede evitar fracturas en segmentos óseos portadores de peso. Las fracturas ya existentes pueden ser estabilizadas mediante la radiación.

Los efectos secundarios agudos como el enrojecimiento de la piel son raros. Según la zona irradiada pueden aparecer otros efectos secundarios distintos, que deben ser consultados con el radioterapeuta correspondiente de manera individual, así como la cuestión de qué forma de radiación debe ser aplicada en su caso.