Myelom-Gruppe Rhein-Main

Última actualización: 12 de enero de 2013

Apoyo a pacientes y familiares

El diagnóstico "¡Tengo cáncer!" supone un shock tanto para los afectados como para los familiares y amigos. Pese a todo, el diagnóstico de cáncer no es una sentencia de muerte. El mieloma múltiple no tiene curación, pero puede ser tratado eficazmente. Las posibilidades terapéuticas mejoran y se amplían continuamente, y con ello aumentan las probabilidades de supervivencia de los afectados. Hay muchas personas que han aprendido a vivir una vida plena pese al cáncer.

A menudo, las personas tienen la sensación de que el diagnóstico de cáncer les supera y se sienten solas. Un primer paso para salir del aislamiento es hablar sobre la enfermedad con su familia o las personas que le sean cercanas. Esto puede afectarle tanto a usted como a su interlocutor. A menudo se puede influir positivamente sobre la situación estando por una parte dispuesto a dejarse ayudar, pero procurando, por otra, no depender en exceso de nadie.

Informarse y organizar ayuda professional

Informarse y en un momento dado organizar ayuda profesional son también pasos importantes para asimilar mejor el diagnóstico. Aunque aún no hay grupos de autoayuda especializados en mieloma múltiple en cada ciudad, hay muchos grupos de autoayuda para pacientes de leucemia y linfoma que ofrecen información y ayuda. Además, hay oficinas de información sobre el cáncer que pueden ser de ayuda para usted y sus familiares antes, durante y después del tratamiento.

Internet también ofrece una gran cantidad de información útil, que no obstante debe ser valorada críticamente. En esta página web también encontrará un listado de enlaces a organizaciones de pacientes.

Si usted o sus familiares quieren intercambiar impresiones con afectados y unirse a un grupo de autoayuda, pero no encuentran ninguno en las inmediaciones, pregunten directamente en las correspondientes organizaciones de lucha contra el cáncer. Consideren también la posibilidad de unirse a grupos que se ocupen de enfermedades oncológicas parecidas a la suya. Si no existe un grupo de autoayuda en su proximidad, puede fundarlo usted mismo. También son útiles las entrevistas con consejeros espirituales, psicooncólogos o psicoterapeutas para asimilar su situación.

Si tiene usted la sensación de que la situación actual no le permite hablar abiertamente con otros acerca de su enfermedad, busque en su entorno familiar o su círculo de amistades una persona de su confianza con la que poder comunicarse. Comente su situación y redacte una lista con preguntas que debería llevar a su próxima visita al médico. A lo mejor desea usted también que su persona de confianza le acompañe y apoye en su visita al médico - cuatro oídos oyen a menudo más que dos.